21 Ene

Contribuir a reducir el abandono escolar y ayudar a las escuelas actuales a ser en armonía con su tiempo : ¿posible con el ECE?

Español No Response

El mundo en que vivimos está en transición, tanto al nivel social como económico y ecológico. Y sabemos muy bien que estas transiciones necesitan ser acompañando por la emergencia de nuevos sistemas de funcionamiento. Es por esta razón que ciertas personas, ciudadanos conscientes, están buscando nuevas soluciones para construir una sociedad más satisfactoria y resistente. Ideas innovadoras aparecen, resultados de iniciativas locales y de esfuerzos de colaboración de comunidades que implementan progresivamente el cambio. Un movimiento mundial, las “ciudades en transición”, alienta la reconstrucción colectiva de nuevos sistemas viables.

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo” Nelson Mandela

En el corazón mismo de esta oportunidad de cambio, la educación tiene una posición central. Para Bélgica y otras partes, el sistema educativo necesita ser replanteado para preparar a nuestros jóvenes con el fin de convertirlos en los ciudadanos comprometidos, responsables y conscientes que necesitamos para construir un mundo más equilibrado, equitativo y próspero. Cada vez más actores del cambio educativo se movilizan para traer soluciones innovadores para enfrentar el abandono escolar, la dependencia social, la desigualdad de oportunidades y las dificultades de integración que existen por todas partes.

Es en este contexto de cambio de paradigma, de iniciativa en transición y de movilización de los actores socioeconómicos, políticos y culturales que la Escuela Comunitaria Empresarial Consciente (ECEC) entra en juego. El sistema escolar ECEC nació en Quebec y se desarrolló durante 20 años para brindar una respuesta novedosa a problemas de sociedad cruciales. El ECEC valora la importancia de la comunidad educativa y promueve tanto el desarrollo de la persona como el desarrollo con alcance social. Es una transformación de la escuela que ofrece un camino educativo moderno, inclusivo, responsable y humanista que resalta los talentos, e incorpora los puntos fuertes de cada joven.

Toda una comunidad escolar es necesaria para educar a los jóvenes y hacerlos felices de venir a empoderarse en la escuela” Rino Lévesque

Gracias a la orientación pedagógica y educativa en emprendimiento consciente, el alumno aprende, desde la escuela maternal hasta la escuela secundaria, a volverse más emprendedores e innovadores para construir su vida de una manera responsable, autónoma y consciente de su impacto sobre su propia persona, sobre los demás y sobre la naturaleza. Aprenden a empoderarse, a emprender y a innovar. Los profesores se convierten en acompañantes de un proceso iniciado por el joven donde él implementa proyectos empresariales conscientes que, además de promover el aprendizaje académico global, responden a una necesidad de la comunidad. Se crea una alianza nueva con la vecindad donde miembros de la comunidad colaboran con la educación de los jóvenes compartiendo recursos y conocimiento. La educación se convierte en una responsabilidad compartida entre los profesores, los padres y la comunidad. Todos trabajando juntos para un nuevo equilibro social, económico y ecológico que se ancla en el contexto local.

Hoy hay 134 ECEC en tres continentes, y “ninguna de ellas desearía volver atrás”. En Bélgica, donde un número creciente de actores educativos tratan de ayudar a la escuela actual a enfrentar sus varios retos, el interés por este sistema-escolar está en auge. En 2013, Step2you, el Servicio de Jóvenes de la organización ICHEC que ha estado ofreciendo durante 18 años material pedagógico para desarrollar el potencial y resaltar los talentos, firmó una colaboración con el OIECEC (Organización internacional de las escuelas comunitarias empresariales conscientes) para apoyar el proyecto piloto ECEC en Bélgica. Esa colaboración se enmarca dentro de la idea que el ECEC es una solución mas sistémica para anclar sus acciones al nivel de la institución y de la comunidad. Desde 2014, el Collège La Fraternité, sitio St-Vincent, en Bruselas, fue la primera escuela de Europa en emprender esa aventura educativa, seguido por el Centre Asty-Moulin en Namur en 2015. Otras escuelas siguen el ejemplo, cuyo el École Sainte-Bernadette de educación secundaria especial. En paralelo, actores educativos son capacitados para devenir los facilitadores ECEC. Los retornos positivos y entusiásticos de las escuelas validan la pertinencia del ECEC para Bélgica. Por eso una organización sin fines de lucro ECEC será creada in 2016.

Photo groupe MissionIMG_5389

En octubre pasado, una delegación belga que incluyó alumnos, profesores, directores, consejeros pedagógicos y responsables políticos participó a un viaje de inmersión en las Escuelas comunitarias empresariales conscientes de Québec. Todos fueron testigos de los efectos positivos que el ECEC puede tener sobre los alumnos, los profesores y la comunidad entera. Pudieron observar jóvenes motivados y luminosos, profesores y directores apasionados y escuelas en armonía con su tiempo y su entorno. Durante una feria de emprendimiento, los alumnos de todas edades demostraron su creatividad y su participación activa y positiva a través de la presentación de sus proyectos empresariales conscientes. “Con el ECEC, establecemos un ciudadeno nuevo cuyo Bélgica, Europa y el mundo necesitan” afirma la directora del Collège La Fraternité, Saint Vincent, primera ECEC en Europa, Rose Romain. Lo que esos educadores comprometidos desearían, es que los jóvenes “tengan ganas de aprender y que estén orgullosos de su escuela”. El ECEC ofrece una estructura que permite la creación de ese ambiente dentro de la escuela, así como herramientas y un método de apoyo que se adapta a su entorno, a su ritmo y a su cultura.

En Canadá, en Marruecos, en Benín, en Costa de Marfil y ahora en Bélgica, el ECEC integra personas, grupos y organizaciones, y progresivamente introduce cambios positivos y durables. Al contrario de las reformas escolares que vienen de arriba, la adopción del modelo pedagógico ECEC surge de la voluntad movilizadora misma de las escuelas o de las comunidades de enfrentar los retos del siglo XXI. Se formula un llamamiento para que los actores que comparten la filosofía ECEC contactan su equipo local ECEC para crear colaboración y llevar “felicidad en la escuela”.

Hay nada más fuerte que una idea a la que le ha llegado la hora” Victor Hugo

Co-redactado por Alexane St-Amant Ringuette, becaria OIECEC en Bruselas y Sarah Heymans, coordinadora OIECEC para Bélgica y Europa


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Aprender “a ATR… 11 diciembre 2015 Reportaje sobre el ECE en Bélg… 28 octubre 2016