11 Dic

Aprender “a ATREVERSE”… es en principio aprender a “tomar riesgos de manera controlada”

Español No Response

La capacidad de tomar riesgos es una prerrogativa de un gran número de empresarios. Muchos de ellos trabajan con determinación para alcanzar el objetivo, la meta o la visión que tienen en su cabeza. Gran cantidad de empresarios tienen esta capacidad de percibir, a menudo antes que los otros, una necesidad. Sobre todo, lo que les diferencia, es que nacieron siendo soñadores que siempre desean crear cosas nuevas, piensan de otro modo y, algunas veces, hacen prueba de audacia y coraje, proponiendo soluciones inéditas. Es de esta forma que muy regularmente los empresarios en todas partes del mundo consiguen el éxito, con originalidad, supliendo esas necesidades que hasta el momento no han sido plenamente satisfechas.

Un desafío a no desatender

En emprendimiento los caminos del éxito pueden estar sembrados de obstáculos, a menudo por falta de análisis, de planificación y de realismo. La capacidad de pasar rápidamente a la acción es una cualidad que nos puede llevar lejos. En ciertas ocasiones, esta rapidez de acción puede estar impresa de un olvido inconsciente que puede ser la causa del fracaso. Aun si el experimentar un revés permite aprender, puede dejar las secuelas de una herida profunda. Lanzarse en la mitad de un lago congelado, de acuerdo, pero habiendo tomado cuando menos algunas precauciones, como prepararse suficientemente para darse la oportunidad de alcanzar el éxito. Dicho de otro modo, nada debe impedir a un empresario el tomarse el tiempo de evaluar la situación antes de aventurarse sobre una capa de hielo un poco delgada.

La escuela: un centro de entrenamiento

Para llegar a ser un empresario o un emprendedor consciente, es necesario entrenarse. Entrenarse para llegar a ser hábil, a identificar las necesidades, a ejecutar las actividades con equilibrio y salir, de un momento a otro del camino ya recorrido. Para conseguir estos conocimientos, los ejercicios pedagógicos deben en primer lugar contribuir a crear la confianza en sí mismo. En este caso, aprender a creer en sus capacidades, en sus aptitudes para comenzar y llevar a término un proyecto con éxito es fundamental.

Otra dimensión a experimentar en la escuela, es lo concerniente a la rapidez de juicio o la habilidad de diagnosticar¹ del empresario en cuanto ve una oportunidad. Aprovechar una ocasión potencial de llevar algo a cabo, de emprender, es ser capaz de proceder con cierta dosis de precaución, cautela y visión; tanto para su propio beneficio como para su entorno de vida. El emprendedor consciente lleva en sí, una cultura empresarial particular que le empuja a emprender, a innovar y a trabajar al servicio del desarrollo durable; y así como a contribuir a la creación de un futuro y a economías sostenibles.

De otra parte, el exceso de dinamismo, pero sobretodo el entusiasmo, puede llevar a una mala interpretación de las necesidades, dar lugar a una mala escogencia de medios necesarios para adelantar el proyecto, y de esta forma, aumentar la posibilidad de fracaso del proyecto empresarial.

2014-04-14_105056

Por esto entonces, es necesario entrenarse, idealmente desde pequeños, cuando comienzan la primaria, con una cierta constancia y sobre un largo periodo para que se instalen en cada uno de ellos la cultura del emprendimiento consciente. Un esquema organizacional bien pensado para la escuela debe permitir una justa comprensión de emprendimiento consciente y favorecer una práctica eficaz. El emprendimiento es un concepto transversal al que se adhieren diferentes aspectos de la vida, es esencial que su aprendizaje se pueda hacer por medio de enfoques pedagógicos integrados² directamente en las salas de clase. El aprendizaje en emprendimiento en las salas de clase puede ser más eficaz si se combina con otras actividades o proyectos empresariales organizados después de las horas de clase.

En Breve

El emprendimiento es un deporte de alto nivel, donde, para ganar es necesario perseverar y luchar. Gran parte del tiempo el dinamismo y la determinación deben instalarse en sinergia con las actitudes el emprendedor. Triunfar es saber perdurar. Desarrollar en cada joven las tres fortalezas que hemos indicado, entre las cuales el diagnostico se revela como parte fundamental.

No hay duda, poser la experiencia empresarial que permite el entrenamiento escolar, es para mí, ganar en efectividad, aliviar o evitar ciertos fracasos inútiles y triunfar más frecuentemente. Está claro que hay empresarios que llegan al éxito al primer intento, algunos en un corto lapso de tiempo, lo cual es perfecto. En Quebec así como en muchos países, estos casos son poco numerosos.

La escuela cuenta con ventajas estructurales que le permiten despertar el espíritu empresarial consciente y crear contextos pedagógicos y educativos favorables para triunfar en la vida. Emprender es aprender a atreverse a pesar de la adversidad, pero es también saber jugar inteligentemente. El espíritu empresarial es aprender… a tomar riesgos calculados.

Signature Rino

Rino Lévesque

Autor y diseñador de la ECE; Director Ejecutivo y Co-fundador de la Organización Internacional de Escuelas Comunitarias Empresariales Conscientes (OIECEC)

¹ La capacidad de diagnosticar es una de las tres fuerzas desarrolladas por los jóvenes al seno de las Escuelas Comunitarias Empresariales Conscientes (ECEC). Las dos otras fuerzas son el dinamismo y la determinación.

² Ver enfoque pedagógico y educativo en emprendimiento consciente (APEEC).


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

UNA CULTURA DE EMPRENDIMIENTO C… 10 diciembre 2015 Contribuir a reducir … 21 enero 2016